Engendrando el Amanecer






Presentación
Engendrando el Amanecer es una Novela de ficción histórica  ambientada en Francia, varias décadas antes de la Revolución.

Nuestro narrador, Vassili Du Croisés, revive los recuerdos de su juventud y evoca la presencia del hombre que cambió su vida y al que sigue amando y amará hasta el fin de los tiempos.

Vassili es un Abate que abandona su ministerio y se convierte en una ruina humana. Conocerá a Maurice, un jesuita al que han obligado a salir de su orden religiosa por cuestiones políticas.

Los dos pertenecen a familias de la Alta Nobleza francesa. Saben que están obligados a vivir según las reglas de una sociedad hipócrita e implacable, lo que no imaginan es que terminarán atrapados por los fantasmas que se agazapan en el pantanoso pasado de una de las familias más poderosas del Reino.

Su historia encierra el drama de quien pierde todo lo que da sentido a su vida y, en medio de la más completa oscuridad, encuentra en el amor una luz para seguir adelante. Pero no se trata de cualquier oscuridad ni de cualquier amor. 

En la trama se jugará mucho con la filosofía y teología de la época y, al desarrollarse en el contexto de la Ilustración, todo lo que ha sido considerado absoluto durante siglos se pone en entredicho.


 La historia incluye temas yaoi, homoeróticos o de temática gay.






Capítulos 









Personajes Principales 



Vassili Du Croisés 
Es el protagonista de mi novela Engendrando El Amanecer y quien narra su histora en cada página. 

Tiene 22 años cuando comienza su travesía. Nació el 26 de mayo de 1740 en París. Hijo del Marqués Du Croise. Tiene un hermano mayor y dos hermanas menores.


Se hizo abate y jansenista desde muy joven siguiendo los deseos de su familia. Por un acontecimiento inesperado en su familia descubre que está completamente vacío, que no ha amado jamás y pierde el sentido de su vida. Se salva por el reencuentro con Maurice De Gaucourt de quien se enamora. 


Pero amar a Maurice va a significar quedar atrapado en una telaraña de intrigas y secretos familiares que puede terminar destruyéndolo


¿Podrá Vassili mantener la llama de su amor hasta el final o sucumbirá a las tinieblas que rodean a Maurice?


Descripción: 
“Me regocijaba no solo en mi intelecto y en mi intachable conducta, sino también en mi apariencia porque sabía que no pasaba desapercibido  y disfrutaba cuando ante mí se ruborizaban las damas y los hombres se intimidaban. 
Poseía las dotes naturales de mi familia: Un rostro atractivo, rectangular pero con rasgos suaves; nariz recta, bien proporcionada, labios  gruesos y ojos grises, como los de  mi madre. También mi cabello  era semejante al de ella: rubio oscuro. En esos años lo llevaba siempre corto y oculto bajo la peluca blanca como era común entre los abates.   
Yo era esbelto y muy alto, por lo que me daba ciertos aires de superioridad y gozaba de que pocos pudieran verme a la cara sin tener que levantar la cabeza. La verdad es que  interiormente  no era más que un enano suplicando reconocimiento y temiendo a cualquiera que pudiera hacerme sombra; recuerdo que, a pesar de haber sido tan agraciado por la naturaleza,  me amargaba pensando que mi hermano mayor era más atractivo y causaba un mayor impacto en los demás mientras que yo, con una eterna cara de niño, debía esforzarme para que me tomaran en serio”.   

Maurice  De Gaucourt
El coprotagonista y principal interés amoroso de Vassili. Ex Novicio Jesuita. Se podría decir que toda la novela gira en torno a él, su particular personalidad y el misterio que le rodea. Vale decir que Maurice comparte la misma condición de la atora de la novela, a ver si adivinan a qué me refiero. 


Descripción: 
"El sol entraba con todo su esplendor por la ventana confiriéndole al muchacho una imagen bastante particular, años después reconocería que me pareció hermoso. Lo primero que llamó mi atención fue su  cabello, era rojizo, abundante y un completo caos de mechones que ocultaban buena parte de su rostro. También me fijé en que  vestía con una sencillez que no se espera en la casa de un Marqués. Había un aire tosco en él.  
...No dejó traslucir ninguna emoción. Se acercó y cuando levantó la cabeza pude descubrir su rostro debajo de la melena inmisericorde. Era un ovalo del más delicado alabastro,  adornado por unos enigmáticos  ojos de color verde y dorado, una delicada nariz y aquella pequeña boca de labios carnosos y rojos que tanto extraño... 
¡Ah! Maurice era en esa época un jovencito menudo y frágil, tanto que provocaba dudas respecto a si en verdad había cumplido los 20 años. Pero más valía no dejarse engañar por su apariencia y reparar en esa mirada desafiante que apenas  lograba disimular".  


Raffaele De Alençon
Primo de Maurice e hijo del Duque De Alençon. Es el gran dolor de cabeza de Vassili Du Croisés. Si hay que definir de alguna forma a personaje, la mejor forma es que "No sabe aceptar un no por respuesta"

Descripción: 
"No tengo que decir lo desagradable que me resultó. Algo en mí se sentía amenazado por su imponente presencia; poseía una hermosa melena negra que dejaba caer a un lado de su rostro, ese rostro de rasgos cincelados con firmeza, con sus pómulos marcados y el mentón  fuerte. Sus grandes ojos negros estaban acompañados por largas pestañas y cejas pobladas y rectas. Su nariz aguileña era perfecta y su boca tenía un permanente gesto sugerente y desdeñoso. Pero lo que me sacó de mis casillas fue que al quedar frente a frente se hizo  evidente que era más alto que yo".  

Miguel De Meriño
Miguel es el primo español de Maurice y Raffaele. Hijo del Duque De Meriño y la terrible Madame Pauline. Apenas ha hecho su aparición en la novela. Su aspecto es muy andrógino. 

Se muestra orgulloso y antipático. No parece llevarse bien con Raffaele. En cambio, es muy cariñoso con Maurice.

Es uno de los personajes más importantes de la historia por el efecto que tiene en sus primos y, por supuesto,  también impactará a Vassili, nuestro protagonista.


Descripción: 
"La puerta se abrió abruptamente y pude ver ante mí a Miguel de Meriño. Sin duda, era hermoso, un digno rival en belleza para Maurice. No obstante, su belleza tenía algo de letal y de fría, como el acero de una espada... ,
Su rostro bien podía ser el de una mujer, una muy altiva y orgullosa,  con labios de nácar y una delicada nariz. Los ojos azul cobalto  le daban más frialdad a aquel rostro impasible. Tenía un sensual lunar en la mejilla derecha, cerca de su boca.  Se había atado el cabello y ahora lucía un poco más varonil".









Enlaces relacionados


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...